Soy de las que piensan que las cesáreas salvan vidas tanto de madres como de bebés, pero también es cierto, que los estudios demuestran que se han realizado más cesáreas de las necesarias en los últimos años.

Las cesáreas son una cirugía mayor y las mujeres necesitan mucho tiempo para sanar esa herida física. Por otro lado, muchas mujeres cuyos partos han acabado en cesárea, tiene un sentimiento de culpa, de incapacidad por no haber podido tener un parto natural, una herida psicológica, que también lleva su tiempo el curarla.

Por todas ellas quería hoy compartir esta información, avalada por científicas españolas, entre ellas Susana Carmona. El primer mes de vida se ha observado que el patrón de conducta y cuidados es diferente en las mujeres que han dado a luz por cesárea, de las que han dado a luz por parto vaginal. Debido a la cascada hormonal que se produce en un parto vaginal natural, en estas mujeres hay más regiones del cerebro relacionadas con la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona que se modifican (aspecto que la naturaleza ha previsto así, para que el vínculo sea más fácil). Pero la buena noticia para las mujeres que han dado a luz por cesárea es que, al mes, esta situación se revierte y ya no se observan esos cambios.

Las hormonas son importantes para poner en marcha estos cambios, pero luego es importante la interacción con él bebé. Así que si das a luz por cesárea es aún más importante que tengas presente la importancia de la interacción con tu bebé.

Y ¿cómo puedes interactuar con tu bebé? Poniéndole piel con piel, manteniendo contacto visual, bañándole, dándole masajes, cantándole, contándole cuentos historias, acariciándole, portearle, atendiendo a tu bebé cada vez que llora, haciendo colecho…

Si observas que esa interacción te está costando, puedes solicitar ayuda profesional. El acompañamiento de una psicóloga perinatal es un gran apoyo.

 

Por favor síguenos y danos me gusta.