Hoy una compañera me decía: “Berta, me cuesta explicar la diferencia entre el Pilates y el Yoga a las personas que me preguntan por los dos servicios”. Y le he dicho “no me extraña y mucho más en mis clases, en las que integro un poco todo”.
 
Habrá tantas explicaciones como personas y según cada escuela, cada vida, cada momento incluso, creo que puede variar, yo lo suelo explicar así:
 
Para mí el Pilates trabaja fundamentalmente el control corporal y la fuerza, con un claro componente de conciencia corporal y de biomecánica. Intentando cambiar patrones de movimiento que son incorrectos y pueden ser lesivos.
 
El Yoga trabaja más la flexibilidad, la aceptación a tus límites y la conexión contigo mismo y con lo que te rodea, desde una perspectiva de que cuerpo y mente son uno.
 
En las dos trabajas la atención, la concentración, el movimiento consciente y la respiración, pero normalmente solo en el yoga se incluye una parte de meditación y relajación.
Para mí, son totalmente COMPLEMENTARIAS.
 
¿Qué pasa con las clases de Gugara? Que integramos todo y nos gusta llamarlas Pilates y Conciencia Corporal, pero realmente aúnan secuencias de Pilates, asanas (posturas) y respiraciones más propias de yoga y siempre hay, en cada sesión, tiempo para la conexión contigo mismo y con lo que te rodea a través de la respiración consciente y la meditación.
 
No sé si te habré aclarado algo o te he generado mayor confusión (si es así, lo siento), en todo caso te animo a probar. Creo que lo más interesante para decidirte por una de las dos es probarlas. En muchísimos centros te dan la posibilidad de probar de manera gratuita y luego tomar una decisión. Yo personalmente, buscaría unas sesiones que aúnen todo, por eso facilitamos las sesiones en Gugara desde esta filosofía.
 
Y tu ¿que crees que puede ir más contigo?
Por favor síguenos y danos me gusta.
Facebook
LinkedIn
Instagram