¿Sabes que tener tus gafas graduadas te puede ayudar a tener una mayor paz interior?

Las situaciones de nuestra vida, son situaciones neutras que las interpretamos, las miramos con NUESTRAS GAFAS PERSONALES. Esta interpretación nos produce una emoción y las emociones nos llevan a realizar determinados comportamientos. Pero realmente todo depende del color de las gafas con las que se mire la vida, las situaciones… todo lo vemos a través de nuestras gafas.

¿De que dependen nuestras gafas personales?

Un tanto por ciento de la genética y otro tanto por ciento de las experiencias de vida. Las gafas (la percepción) están condicionadas por MARCOS OCULTOS que condicionan el tipo de respuesta que damos a un problema. Los marcos ocultos tienen que ver con la educación (con lo que te dijeron que se puede hacer/pensar/sentir/decir y lo que no se puede hacer/pensar/sentir/decir), con mis creencias y opiniones (que de alguna manera condicionan, como veo la vida), con la experiencia pasada y con la influencia del grupo.

Así que te invito a reflexionar sin juzgarte y con cariño, sobre alguno de los problemas habituales, esos que se repiten de una manera u otra en tu vida y averigües si existe un marco limitante, una gafa ya pasada de moda.

Observa con cariño cuál es tu modelo de gafas y atrévete a graduarlas, intenta salirte del marco, de la gafa habitual y considera otras opciones. Sería interesante que, ante un problema, no tomaras la primera interpretación que te viene. Prueba a hacerte estas preguntas ¿De verdad es esto lo que parece? ¿Se puede explicar de otra forma?

Alguna de las gafas más habituales que veo en consulta son las siguientes:

La gafa Perfeccionista, La Controladora, la Autoexigente, la Compresiva con todo/s, la Niña buena, la Criticona… ¿te ves en alguna de ellas?

Te invito a revisar tus gafas, si te resulta difícil puedes contar conmigo.

Por favor síguenos y danos me gusta.